Public
 
Date
Jueves, Julio 07 - 2011 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Public
ECLESIAL
Publicado 03/07/2011

¡Venid a mí los cansados y agobiados!

 
Evangelio del Domingo
Publicado 26/06/2011

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.» Disputaban los judíos entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.»

 
Meditaci贸n del D铆a
Publicado 26/06/2011


Creo no equivocarme, si pienso que tú eres enemigo de la violencia y en esto pienso como tú; pero quizá no has detenido tu reflexión en la raíz de toda violencia, que es el pecado; y, en consecuencia, si eres enemigo del efecto, que es la violencia, debes serlo de la causa, que es el pecado.


Todo pecado violenta los derechos de Dios y de los hombres; si debemos erradicar del mundo toda violencia, hemos de comenzar haciendo desaparecer el pecado; pues, mientras permanezca la causa, producirá sus efectos; mientras dure el pecado, no podremos esperar que desaparezca la violencia.


La violencia tiene que hacérsela personalmente cada uno a sí mismo: a sus propias inclinaciones, cuando no sean rectas; al propio egoísmo, que enerva y desorienta; a las pasiones que nos apartan de nuestro fin; contra todo esto, cuanta más violencia ejerzamos, mejor.


«El reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo conquistan» (Mt. 11-12). La violencia que debemos hacernos a nosotros mismos, para ser justos en la presencia de Dios; no la violencia que podemos hacer con los demás. La violencia que responde a la monición del Señor, que nos manda tomar nuestra cruz y seguirle (Mt. 16,24)

 
Evangelio del domingo
Publicado 03/07/2011

En aquel tiempo, exclamó Jesús: Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Si, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

 
Publicado 03/07/2011

El Departamento de Liturgia del SPEC, cuarenta años después de la Constitución Sacrosanctum Conciliam, se hace vocero de un reclamo justo: falta mucha unidad de criterios en cuanto a celebraciones litúrgicas se refiere, pues son diversas las actitudes de quienes presiden las asambleas litúrgicas tendiendo a complacer los gustos de los fieles o implantando sus propios caprichos, convirtiéndose en modas. Tal es el caso de las llamadas misas de sanación, misas carismáticas, misatecas, etc.

 
10 de julio, Jornada Anual del 脫bolo de San Pedro
Publicado 03/07/2011

El domingo 10 de julio se llevará a cabo la colecta de la Jornada Anual del Óbolo de San Pedro, con la que el Papa socorre a las personas que sufren los rigores de calamidades de la naturaleza: terremotos, inundaciones, huracanes, deslizamientos de tierra, maremotos, incendios, hambrunas… Esta celebración se realiza el domingo más próximo a la solemnidad de San Pedro y San Pablo (miércoles 29 de junio). Se busca ayudar al Santo Padre para atender las necesidades de la Iglesia y las obras de caridad a favor de los más necesitados: niños pobres, ancianos desamparados, emigrantes, víctimas de los conflictos, desastres naturales, además de obras humanitarias y de promoción social. Las contribuciones recibidas en las parroquias, colegios católicos, capillas, comunidades religiosas y movimientos de apostolado, son entregadas en cada Jurisdicción Eclesiástica para que a través del Nuncio Apostólico lleguen al Vaticano.

 
Publicado 03/07/2011

Su celular también puede ser 100 por ciento católico

 
Public


Public


Public

CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1

Public
Public
Public

Portada en formato PDF
COPYRIGHT 漏 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducci贸n total o parcial, as铆 como su traducci贸n a cualquier idioma sin autorizaci贸n escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

12:19