Date
Lunes, Octubre 22 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
CRÓNICA

Artículo leido 1369 veces.

Jesús Emilio Buitrago Pérez, “ El general”
Publicado 07/10/2018

Angel Gómez Giraldo

Cuando este pereirano que tengo frente a mí era apenas un bebe de llantina pertinaz, la actriz francesa Brigitte Bardot con su película “Y Dios creó la mujer” ya había puesto en estado de ebullición a todos los hombres del planeta que la vieron como el símbolo sexual de la época.
Era 1956, año que fue duro para Colombia. Y tal vez por ser bisiesto fue que en Cali explotaron siete camiones del ejército cargados con dinamita, produciendo más de 3.000 muertos.


Si se dejara, esos nombres y  apellidos con que lo bautizaron ya lo hubieran llevado al cielo en cuerpo y alma porque como las águilas, son de gran altura.


Buitrago, Pérez abrió los ojos para ver lo que no conocía, en el hogar formado por Luis Bernardo y Carme esposos que ocupaban una casa al oriente de Pereira donde las nubes y el sol se retan a duelo para ver cual de los dos gana.


Su mamá se fue al cielo a diseñar luceros ya que aquí sus pasos estuvieron dentro de la industria de las confecciones.
En cambio su papá que ha llegado sano y salvo a los 86 años no ha perdido la refinada costumbre de preferir el te al café.


“Claro está que no lo hace a la inglesa, en las horas de la tarde, sino al despertarse cada mañana para no caer en la pasividad ya que siempre ha considerado que esta bebida es tan buen estimulante que le prende los motores hasta a un Jet intercontinental”, dice el hijo con la seriedad de un hombre de armas tomar.

Por nada

Y no es por nada ni mucho menos por nada que lo tengo aquí en la sede de El Diario de Pereira para escuchar su voz de tango y disfrutar de su personalidad de peso pesado.


“Angelino”, me dice así, de pura amistad cariñosa. Seguidamente me cuenta con frialdad, que “los Buitrago y Pérez de Pereira somos una gallada de 12 hermanos, y si no fuera porque cuatro de ellos son mujeres seríamos una tristeza grande. No ve que las mujeres se hicieron para alegría de los varones”.


Se considera asimismo como un hombre muy vertical. De “si” o de “no”. Nunca dubitativo. Además montado dentro de la legalidad, y así es como no le niega un saludo ni a un mudo.No hizo grandes estudios porque, “nací fue para el trabajo”.


Casi un adolescente se trasladó de Pereira a Bogotá para entrar por la puerta grande de Coldeportes donde le tenían un guardado: el de supervisor de rifas, juegos y espectáculos, cargo que tuvo y retuvo por más de 16 años. Regresando posteriormente a su querida Perla del Otún, vivió los juegos Nacionales de 1974.


Con un empujón de César Castillo, en el año en que fue jefe de la administración local, se desempeñó como empleado de la Secretaría de Obras Públicas.


Aquí muestra el brillo de la gratitud por el ex  alcalde y lo elogía ponderando su paso por la administración municipal.
Este ciudadanos que sabe vivir en una ciudad de soles que van y vienen no es cantante porque no le ha dado la bendita gana.


Pero cómo no si ha estado al lado de los empresarios del espectáculo en Pereira entre los que menciona a Hernán Salazar (q.e.p.d.), William Hoyos , William Salazar y Enrique Cortés. Y le dio la mano a esos intérpretes latinoamericanos que se bañaron en la fuente de las fama interpretando canciones en ritmo de balada.

Buena voz

¿Por qué con una voz “la macha”, y unos nombres y apellidos tan rítmicos para chantarse un seudónimo farandulero, Jesús Emilio no se dedicó a la interpretación musical?
-Será por mi rostro duro, de militar, y porque es más fácil hacer sonreír un gato dormido que a mí-.
Y, vaya que es verdad, pues la sonrisa que me produjo su respuesta no lo alcanzó a contagiar y continuó como haciéndose el preciso. Porque ahí donde lo ven tiene su vanidad.
Desde joven su rostro grave llamó la atención de sus amigos quienes empezaron a darle el trato cariñoso de “El viejo”.


Y como siempre habla en serio, se quejó de la forma tan despiadada como llevaron a la guillotina el reinado municipal que se venía realizando como acto central de las fiestas de la Cosecha.
“Porque es que sin reinado de belleza cualquier fiesta es como sopa casera sin cilantro”
-¿Usted, se casó?
-No por falta de tiempo.
Tampoco tuvo hijos pero tiene hijastros porque crió a los hijos de las novias que tuvo.
!Vaya generosidad!

Unas y otras
Entre las unas y las otras descubro que mi entrevistado tiene otra información bien guardada:
El Obispo de la Diócesis de Pereira, Rigoberto Corredor, le otorgó en el mes de marzo de este año la Orden de la Alcayata en el grado de Caballero ya que ha cumplido 25 años como carguero de los pasos de la Semana Santa de la Catedral de la Pobreza.

La imagen
Antes de que se me olvide lo pongo contra la pared para que el reportero gráfico le haga una foto, la misma que hoy aparece ilustranda la crónica dominical.


 Derecho de cuerpo, serio el rostro con bozo en ángulo blanco y firme como el asta de la bandera, se ubica a órdenes del reportero gráfico.  Luego lo miro en la pantalla de la cámara digital y no parece él, parece el retrato de él. Su cana y escasa cabellera bien peinada. Piel clara y un rostro de buena gente que lleva a todas partes.

Frente estrecha y ojos pequeños pero de grandes y amplias miradas que le permiten estar en alerta contra cualquier clase de demonios que en Colombia acechan a la gente buena. Delgado como el tallo de un clavel deshojado pero aún con la fuerza de un galeote.


Al verlo con esa chaqueta azul con broches dorados y cerrada casi hasta el cuello, ni más ni menos que un general jubilado del ejército patriota que participó en la campaña libertadora. Estoy seguro que si Bolívar lo hubiera visto en la posición que les he descrito, no le habría negado el saludo militar.


Repito, nunca había visto a una persona que parece su propio retrato  y que es, representación del rostro o de la figura entera de una persona determinada, mediante el dibujo, la escultura o la pintura.
Llegado el momento de despedir a mi personaje, bajo con el las gradas del edificio por si fuera el caso de necesitar mi ayuda pus cojea un poco ya que hace algunos días sufrió un accidente al caer sobre el pavimento de la ciclovía del centro de la ciudad y como consecuencia sufrió tres fracturas en el fémur. Ahora ya operado con éxito por el ortopedista Juan Marín se ve más tranquilo.


Me quedo mirándolo a la distancia ir en dirección a la Plaza de Bolívar y de verdad que es un general herido que se esfuerza por mantener la marcha y el orgullo propios de los militares.

 “Estoy seguro que si Bolívar lo viera no le negaría el saludo militar”.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
5
1 votos
  Prom: 5
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1

Otras noticias

Ana María…



Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

06:54