Date
Martes, Mayo 22 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Testeo de la Modal Window |
CRÓNICA

Artículo leido 4119 veces.

Sin tetas no hay brasier
Publicado 22/04/2018

Ángel Gómez Giraldo

Claro que el brasier no llegó con la mujer sino posterior a la hoja de parra con que esta cubrió la desnudez en que dejó a nuestros primeros padres el haber echado mano de la manzana que, la verdad, solo alcanzaron a morder conjuntamente por lo que desde entonces esta fruta se convirtió en el símbolo del erotismo masculino y femenino.


Recuerdo ahora que alguien sostuvo muy graciosamente que Adán al ver a su compañera completamente desnuda se puso remolacho y en “un intento desesperado” quiso taparle los senos poniéndole las manos encima, sufriendo el primer rechazo que el hombre tuvo de la mujer con una frase que también es histórica y que aún se utiliza en las charlas coloquiales: “Por el pecho no”.


Se considera además que desde entonces la mujer cada vez que es sorprendida desnuda por otra persona, siempre en una acción mecánica heredada o aprendida de Eva se cubre con las manos.


Es de aclarar que Adán y Eva no pecaron por ambición de conocimiento sino por una líbido desbordada que no es otra cosa que hambre sexual.
Hoy por hoy el brasier aguanta para la mujer. O al derecho: es prenda que la mujer aguanta para que sus dos mundos no salgan de órbita o pierda el equilibrio cuando el peso es exagerado. De ahí que se diga que ella es más equilibrada que el.


Así pues que esta prenda tan ajustada al pecho de la mujer no tiene tanto tiempo de estar en su vestuario como la mayoría de las personas lo creen.
En el mundo se le vino a conocer en un diseño con terminación de “punta” en 1914, año en que el invento fue patentado, por lo que al de hoy cuenta con 108 lavadas y aún no se desajusta. O sea que continúa usándose, así algunas se lo quiten en la casa y en la playa para relajarse.

 

Una idea
Las historia del brasier comienza con la idea para todas las féminas nacida de una mujer, bastante joven, en el año de 1810.
Ella fue una neoyorquina de apenas 19 años de edad quien sintió que no aguantaba más el corsé que aunque la mostraba con una cintura de insecto -“avispa”- le aplanaba el pecho y para peores males le dificultaba la respiración. Entonces con la goma de estilista nuevo en barbería le echó tijera cortando de una la gruesa y almidonada faja, dejando solo la parte superior.
¿El nombre de la jovencita? Se llamaba Mary Phelps, muy suelta en su comportamiento para soportar la rigidez que proporcionaba a las mujeres de su época un corsé.


Claro que hay otra versión histórica en el sentido de que la Mary en un momento de histeria se deshizo del corsé y en cambio empezó a usar pañuelos para cubrirse las mamas, dando origen al brasier.
Dizque luego de diseñado su primer brasier se le oyó decir: “Me siento más blanda que un puré de papa” .


Como hubiese sido, lo cierto es que la jovencita norteamericana logró patentizar esta prenda tan representativa de la feminidad en el año de 1914 cuando ya frisaba en los 23 años de edad.
A partir de 1914 el mundo conoció el brasier y la mujer se lo puso de frente al hombre que la vio más sensual y provocativa . Porque eso sí, hay varones quienes después de estar con una mujer salen con el brasier en el bolsillo para mostrarlo a los demás como trofeo de conquista.
Ya la mujer con sostén a la medida, sus pechos se hicieron más presumidos y sujetos a la regla de tener todo a la altura de su sexo.

 

Matrimonio
El brasier de pañuelos creció a pañoleta porque su inventora pronto creó la empresa Fashion Form Brassiere Company.
Con apenas dos copas, el brasier se fue luego con la Warner Brothers Corset Company, empresa también americana a la que la joven le vendió la patente de su invento por 1500 dólares, un negocio redondo para el comprador.
De esta manera la señora Phelps hizo algo bueno para realzar el físico de la mujer y el mejor negocio para ella. Igualmente ganó el hombre que llegó a entender que sin tetas no hay brasier.

 

La peste
Cuatro años después (en 1918) de haber sido creada esta prenda para la mujer, llegó a Bogotá y a Colombia una nueva moda para ellas, la que escandalizó más que la impuesta por la joven norteamericana y que fue subir la falda 10 centímetros arriba del tobillo. Esto hizo que los hombres empezaran a toser en la calle al paso de una mujer.
Lo que nadie entendió fue que esta tosecita propia de los donjuanes fuera síntoma de una gripa mortal que sufrió la gente de Santafé de Bogotá y del país en este mismo año ya que mil decesos los causó el virus.


Y si proseguimos hablando de copas que se sepa de una vez que la copa A en el brasier es una diferencia en una pulgada y la copa D inferior a 4.
Para calcular la copa se divide por 2,54 la medida del entorno del pecho en centímetros y se resta la talla obtenida. El resultado se redondea al alza: Si es 1 será 4, 2B, 3C, etc.
Y como dijo don Próspero: “Mujer de bragas a media pierna y brasier para los pechos, hombre hecho”.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
1
1 votos
  Prom: 1
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

01:28