Date
Lunes, Junio 25 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Testeo de la Modal Window |
LAS ARTES

Artículo leido 4635 veces.

Al filo del ojo, de Omar Castillo
Publicado 11/03/2018

Víctor Bustamante

Hay varias formas de abordar la realidad poética en un momento determinado. Una de ellas enfundado y buscando brillo al hablar solo de escritores importantes, entre comillas, muchos de ellos impuestos por el marketing y el insidioso mundo editorial, donde se confunde literatura y negocios. Esto trae como retaliación una manera de escudarse y vivir del brillo de los poetas de relieve. Otra es la comodidad del mundillo académico pervertido y cifrado solo en escudarse tras el prestigio del legado de escritores muertos, impidiendo que haya una reflexión sobre el presente, lo cual excluye, y deja de lado a los escritores actuales, hasta que un remoto historiador los recobre. Todo lo anterior por pereza de buscar aspectos diferentes, como si nos señalaran para decir que esos escritores fueron de mayor fuste.

Todo esto debido a ese lastre borgiano, admitido como mandamiento, cuando añadió que el antólogo verdadero es el tiempo, y esa cuasi sentencia mal entendida trajo como seña y saña olvidar las escrituras actuales. De tal manera añaden algo en este desalojo, que siempre la literatura está en otra parte; entre más lejos mejor. Ambas decisiones juegan con las cartas marcadas. Además, en esta revisión, en esta exacerbación por la pos eternidad, por la posteridad, perdura cierto atisbo de retaliación en quienes escriben sin su aquiescencia y sin sus permisos y entelequias. Aunque aclaro que muchos escritores que nos antecedieron son nuestro legado y nuestro refugio.


Pero hay otra manera de abordar la escritura y su reflexión y es no mirando atrás, ya sabemos que nuestros maestros tutelares están con nosotros, nos influyen, mirando a cada lado donde caminan y escriben personas que son cercanas, creadores que, al igual que nosotros, van de la mano, en la ensoñación de la escritura o en la difícil tarea de reflexionar, en la ardua y aun conciliada manera de indagar por la poesía; en síntesis reflexionarnos. Lo que lleva a decir que cuando se escribe sobre nosotros es amainar en un campo nunca minado sino en reconocer al otro, en tenerlo presente, en entablar ese diálogo casi imposible pero abierto de una manera actual, presente. Ese tipo de diálogos es necesario.


De ahí que cuando leo Al filo del ojo de Omar castillo (Colección Otras Palabras, Fondo Editorial Ateneo, 2018), es saber que él reflexiona esas otras palabras que merodean y se escriben ahí justo ante nosotros, esas otras palabras que aciertan e indagan, que se atreven a equivocar, que abren brechas, que asedian a veces, lejos de los circuitos de la comodidad donde se mira la literatura, no solo de soslayo, sino como un infatuado camino nunca brumoso sino lleno de la molicie de versos y de aquellas historias que no requieren una confrontación donde no existen preguntas y menos respuesta a lo que somos, lo mismo para responder preguntas fundamentales, sobre el papel de la literatura como la decisión del ser en no pasar desapercibido en la medida en que requiere no solo dejar una huella sino pensarse.


Al principio una reflexión, “Sobre poesía”, donde el autor, en una suerte de proemio, reflexiona sobre su quehacer poético al cual le deja de lado la nostalgia, como algo corrosivo. Ante ello añade: “No debemos olvidar que la poesía es un riesgo de integridad llevado hasta sus últimas consecuencias y no un pasatiempo para mentes correctas y con buen ánimo social”. Y después prefiere el silencio como escudo ante la banalidad. Para ser exactos ahí reside el espíritu de su poesía. Aunado a un aspecto fundamental en Omar, y es que ha sido un autodidacta, lo cual lo hace un poeta libre de ataduras, lo que se traduce en buscar sus caminos, en inferir sus indagaciones, en construir el quehacer notorio en su poesía donde fluye un destino, seguir la propia construcción de esa poética con sus presupuestos, hasta encontrar sus definiciones tan suyas, lejos de la tenue ambientación nunca poética de lo que llamaría León de Greiff las greyes planas.


Pero también en la medida en que leemos esta síntesis, Omar Castillo reflexiona sobre diversos autores, y es que ahí mismo en su escritura va dejando el rastro de lo que se constituye en su  concepción sobre la poesía o sobre la narrativa. Ahí va abriendo ese camino que en cada texto terminado se convierte en la summa de su obra. Es decir, en cada texto que uno escribe va dejando sus huellas, que son sus reflexiones así, como esas palabras que asedian y conjuran.

Miremos en este libro, el texto “Palabras en el laberinto de la infancia”. Allí Omar deja su inicio en los caminos de la escritura al leer y evidenciar su cercanía con tres poetas fundamentales, Porfirio, León de Greiff y José Asunción Silva. De cada uno de ellos recobra sin definirlo aun sino más tarde, como si esas voces le abrieran el camino a la escritura, como si esas voces confluyeran para el inicio de una formación sentimental en la poesía. De ahí que Omar en cada uno de ellos  recobrara aspectos fundamentales como en Silva, sopesar las palabras y darles su medida justa.

En de Greiff ritmo y sonoridad de las palabras, y en Porfirio el desgarramiento y la orfandad. Ahí en la infancia ya estaba dispuesto Omar para adentrarse en los caminos de la poesía, en los vericuetos de la creación. Por supuesto, luego llegarán otros maestros pero ahora vamos a referimos a los otros textos del libro.
En estos textos hay una concepción donde se avizora el sentido de distanciamiento y desconfianza con el medio literario. De ahí que él en su escepticismo elabore su mundo poético, al establecer su propia conciencia y al elegir sus vasos constructores, porque cuando uno escribe sobre alguien es porque da cierta cercanía. En estas reflexiones, porque lo son, porque al uno escribir sobre alguien también escribe desde sí y sobre sí mismo la concepción de su escritura.

Al abordar al otro se aborda uno mismo en los ecos que encontró en ellos, que son esos puntos de contacto para reflexionar sobre ellos, es decir sobre uno mismo. Es decir, en esta instancia cuando se piensa en el otro, se reflexiona a partir de la propia experiencia estableciendo una cercanía a través del habla, a través de pensar lo creativo del otro. Omar lo hace alertado por su conciencia punzante ante la duda y deterioro del lenguaje que es la materia que concibe y hace al poeta. No en vano cuando se refiere a Colinas anota: “El poeta siempre será un invasor invadido”.


En estos textos hay una visión un poco escéptica pero apasionada del desafuero de las palabras, que contrasta con la perspectiva optimista de la realidad de estos textos que al él mirarlos permiten hallar otra definición, donde el lenguaje, las palabras, apenas son un artificio, ante la posibilidad del escritor para recuperar lo inexpresable, su vivencia. No en vano cada escritor de estos con los cuales Omar dialoga, intentan expresar un mundo que se evade y que las palabras, su lenguaje propio, capta en lo más mínimo, aunque allí es posible encontrar y definir: razón y caos, sensibilidad y orden, pasión y desenfreno, creatividad y fracaso.


En este libro de Omar Castillo desfilan de una manera no blasonada, Alberto Escobar Ángel, Luis Iván Bedoya, Rafael Patiño, Carlos Enrique Sierra, Pablo Montoya, Helí Ramírez, Mario Angel Quintero, Oscar Castro García, León Pizano, Carmenza Arango, Víctor Bustamante… y hago referencia a ellos por una razón de peso, pensar a los amigos, lejos del acomodo de alguna lisonja siempre me ha causado curiosidad y entusiasmo, ya que casi siempre nos referimos al otro, a los lejanos.


Pero aquí no solo hay referencia a poetas o escritores que trabajan y permean las palabras. Aparece Carlos Puerta con sus fotografías, Raúl Restrepo con sus telas atiborradas de colores, y la memoria del teatrero, siempre lamentado, José Manuel Freidel.


Por supuesto ésta Medellín que se presencia en estos escritores que buscan la ciudad desde diversos ángulos está presente en su ensayo “Medellín, un grafiti que se abre”. Una reflexión entre los escritores y poetas anónimos que dejan en sus muros, en sus paredes, en sus tapias, no solo sus frases sino también sus palabras, aquellas palabras de la ironía, aquellas reflexiones, aquellos insultos, aquellas diatribas. Es una Medellín donde estos escritores, los grafiteros, sopesan solo una frase llena de escarnio y de esperpento, una frase pensada, para escribirla casi siempre en las horas de la noche cuando la mirada inquisidora del transeúnte no existe y cuando en la eficacia de un  momento la escriben con donosura para crear desazón y criticar, y además, librarse de cierto estado de cosas y de su malestar.


En síntesis, a los escritores que el poeta nombra, se le suman aquellos que con algunas palabras fugaces se les lee, pero estas palabras son borradas luego, con lo cual siempre sentimos que reescriben su perversidad y su desventura de una manera momentánea.


Al filo del ojo, es andar alerta, buscar la reflexión y la cercanía de otras palabras y otras voces, también es una autoexploración como en “Visión y prisión de las palabras”. Al filo del ojo también es saber que hay diálogos diversos con Floriano Martíns y con Alfonso Peña. Es indagar por esos lazos en apariencia invencibles, pero que están presentes con la poesía y los poetas que forman al escritor, es la ensoñación nunca perse por las palabras, por saber que Medellín es de nuevo expresada a partir de otro punto de vista, desde la mirada de un poeta, que redefine y alindera algunos escritores. Así Omar Castillo.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

02:30