Date
Martes, Mayo 22 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Testeo de la Modal Window |
LAS ARTES

Artículo leido 2568 veces.

Guiomares de la literatura: ¡A bordo!
Publicado 11/02/2018

Jorge Emilio Sierra Montoya (*)

En su reciente posesión como Miembro de Número en la Academia Colombiana de la Lengua, la poetisa Guiomar Cuesta hizo su discurso de rigor sobre Las Guiomares en la literatura castellana, fruto de una densa investigación realizada durante varios años a través de múltiples lecturas y visitas a lejanos países que ella recorría también en su imaginación, como es usual entre los artistas.


En realidad, la exposición académica fue un viaje con mujeres homónimas, poseedoras de su mismo nombre: Guiomar, el cual por cierto es más bien extraño entre nosotros aunque bastante simple, de apenas dos sílabas, y sin embargo sonoro, musical, poético y, por ende, con una vasta tradición literaria, nada menos que entre algunos de los máximos escritores de la lengua española.


En Antonio Machado, por ejemplo. Y en Cervantes, claro, igual que en Jorge Manrique y Góngora, Garcilaso de la Vega y Teresa de Ávila, entre muchos más cuyas Guiomares fueron desfilando, una tras otra, hacia un barco que habría de llevarlas al nuevo continente.


“¡Todas a babor! ¡Todas a estribor!”, era el llamado constante, repetido, de Guiomar Cuesta a sus compañeras, desde el comienzo de la disertación.


¡Todas a bordo!, mejor dicho.
La capitana, de Machado
El último en abandonar el barco, incluso en un naufragio, es el capitán. Aquí, en cambio, el capitán fue el primero en subir, pero como todos los viajeros (tripulantes y pasajeros) eran mujeres, con el nombre común de Guiomar, se trataba de una capitana: Pilar de Valderrama, el gran amor tardío de Antonio Machado, a quien él dedicó sus Canciones a Guiomar, capítulo fundamental de sus Obras Completas.


La capitana del barco era, por tanto, la Guiomar de Machado, acaso por derecho propio. Al fin y al cabo Guiomar Cuesta, la poetisa y académica colombiana, fue bautizada como tal porque su padre, tras leer aquellas Canciones, decidió que su futura hija llevara ese nombre, como en efecto lo hizo.
Más aún, su primera disertación en la Academia de la Lengua, cuando hace varios años asumió como Miembro Correspondiente, fue un sentido homenaje a Machado “y a su Guiomar”, de quien algún crítico (mujer, por más señas) asegura que fue “el único amor de carne y hueso” del poeta, destacando en sus versos de cincuentón “su vena erótica sin inhibiciones”.


El mismo Machado, a su vez, declaraba “que no he tenido más amor que éste”, para rematar con una hermosa declaración romántica: “Mis otros amores sólo han sido sueños, a través de los cuales vislumbraba yo a la mujer real, la diosa”. Esta Guiomar  alcanza, pues, proporciones divinas, sin dejar nunca de ser real, material, concreta, “de carne y hueso”.


Pilar de Valderrama, por su parte, se preguntaba en sus Memorias, sorprendida, cuál de sus dos nombres perduraría: si el de pila (Pilar, como es obvio) o el de la poesía, si bien en su concepto era este último al que consideraba más suyo que el propio “porque figura -aclaraba- en esas tan bellas Canciones que casi parecen un sueño”, lejos de saber si tales poemas “se hicieron para Guiomar o Guiomar nació de esas Canciones”.


Así las cosas, nadie podía quitarle el título de capitana a ella, el gran amor de Machado, cuyo grito aún resonaba en lo alto de la embarcación, con su orden perentoria: “¡Todas las Guiomares, a bordo!”.


Más damas literarias
En este viaje, Guiomar Cuesta “quiso ir más allá de la Guiomar de Antonio Machado”, investigando “cuáles otras hacían parte de nuestra historia y de nuestra lengua”. De ahí que a continuación abordaran su barco (no El barco ebrio de Rimbaud, ni mucho menos) personajes salidos del mundo literario, de preclaros escritores y sus obras inmortales.


Fueron pasando, en su orden, “Doña Guiomar, la mujer de Jorge Manrique”, de quien por lo visto tomó su nombre Machado, aunque no haya pruebas contundentes al respecto. Iba en silencio, cabizbaja, meditabunda, como si repitiera en silencio las populares Coplas de su esposo a la muerte de su padre: Recuerde el alma dormida, /avive el seso y despierte / contemplando / cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte / tan callando.


Detrás suyo (aunque debía ir adelante, por razones históricas), la del Mio Cid, ni siquiera mencionada en el célebre Cantar, pero nacida en una novela ya centenaria: Guiomar y Sancho, donde el fiel escudero de Don Quijote figura como lugarteniente del Cid Campeador.
A las dos primeras siguieron, en un grupo apretado, varias Guiomares que han paseado a sus anchas por el romancero español, desde La trovadora, traída de la corte de Alfonso X, El Sabio, hasta La niña mora, de quien se enamoró el emperador Carlomagno, y la que se disfrazó de hombre en defensa de Granada al ser tomada la ciudad por los árabes, entre otras.


Aquí estaban, además, doña Guiomar de Ulloa, protectora de Teresa de Ávila (tan bien descrita en una taquillera película sobre la santa), y la del primer amor de Garcilaso de la Vega, con quien ella tuvo un hijo, ¡siendo soltera!


La Guiomar de Cervantes, por último, cerraba el cortejo de las musas castellanas, al surgir de las páginas de una de sus Novelas ejemplares: El celoso extremeño, una esclava africana que se convirtió al cristianismo y pudo hablar portugués a la perfección.
Prendiendo motores


Antes de levar anclas, la mágica nave que habría de cruzar el mar fue recibiendo, con sus velas abiertas, a más y más Guiomares literarias, fueran de España o América (verbigracia, en Nervo y Machado de Assis) o de otras latitudes, como La polizona de Stefan Zweig en su biografía de Magallanes, disfrazada de marinero para dar la vuelta al mundo, o La poeta, oriunda de Portugal, quien “en algunas ocasiones -según revela Guiomar Cuesta-, con su rostro cubierto, se sienta conmigo a escribir en las madrugadas, a la luz de una vela”.


La capitana de Machado, a su vez, celebró el ingreso postrero de la Guiomar que fuera una de las mujeres más cercanas a Ignacio de Loyola, la cual le imploró al Papa de entonces, tras promover la fundación de una Compañía de Jesús femenina, permitirle ser consagrada sacerdotisa, a lo que el santo se opuso.


Y aplaudió, con entusiasmo, la llegada de dos antiguas creadoras, maestras de la palabra: La escribana de Mesopotamia, cuyo nombre apareció en el fondo del río Éufrates (que al parecer cruzaba el paraíso terrenal en los tiempos sin tiempo de la creación bíblica), inscrito en una tabla de arcilla de 3.200 años antes de Cristo, y la de Alejandría (hija de quien dirigiera la legendaria Biblioteca), también poeta, autora de “otro Cantar de los cantares” y cuya obra “colgó de la Nube”, transformándose en la estrella más brillante del Cinturón de Orión.
 

La Mascarona de proa del Mar Egeo, por su lado, entró como Pedro por su casa, quizás porque se creía, a diferencia de las demás viajeras, digna de tomarse el barco y surcar las aguas en virtud de su título, cuando no por la tempestad que algún día venció en su travesía para convertirse en mujer valkiria.

O porque en los versos de su lejana colega colombiana, escritos en su honor, aparece en compañía de la Guiomar de Góngora, sin nada de gongorismos, y de La noble princesa del reino africano de Buría, quien terminó de esclava en América pero se rebeló con un grupo de los suyos en Venezuela, pagando seguramente con su sangre.

Y cruzaron más y más Guiomares, como La santa judía, que murió en la hoguera por obra y gracia del Santo Oficio para purificar su alma o merecer su cuantiosa fortuna, y  Bran, La negra, una de las pocas víctimas mortales de la Inquisición en Cartagena de Indias.
O Pentesilea, guía de las legendarias Amazonas, quien aún hoy se alza como reina sobre las gigantescas olas formadas al penetrar el caudaloso río en el vientre del Océano Atlántico, donde todavía se escuchan las notas sublimes de La Súper Nova, Guiomar Novaes, la seductora pianista brasileña que hace casi un siglo conquistó las mejores salas de conciertos en Estados Unidos y Europa.

Buen viento y buena mar
¿Y dónde estaba -se preguntará- nuestra Guiomar Cuesta, La poetisa colombiana? Ella, por lo visto, fue quien organizó el viaje, convocó a todas las Guiomares de la literatura e invitó finalmente a Machado para que viniera también a esta tierra, donde se reunirá con su amada:

Ven / Antonio Machado / con tu secreta herida / y viaja por América. / Ven y deja / esos campos de Castilla / y tus doradas encinas; / refúgiate en este trópico. / Descubrirás / tu nueva patria / bañada por tres océanos / y miles de guadarramas.

Prefirió, en consecuencia, seguir acá, con la pluma en la mano, asistiendo -según dijo en la disertación ante sus amigos académicos- “al deslumbrante momento en que el Creador invoca la Palabra y, con su lengua de picaflor, rescata el silencio” mientras cruza “un umbral de cítaras y de la página en blanco, de donde se desprende la huella digital de Dios, o sea, el poema”.

El barco de su imaginación llegará a buen puerto, sin duda. 

(*) Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua
 

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
3
2 votos
  Prom: 3
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

08:37