Date
Viernes, Septiembre 22 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
LAS ARTES

Artículo leido 1256 veces.

Paola Guevara reivindica el papel del padre
Publicado 14/05/2017

Agencia EFE. La periodista y escritora colombiana Paola Guevara reivindica el papel del padre en la sociedad moderna con una novela intimista en la que se desprende de cualquier prejuicio para narrar una “experiencia de ruptura personal” que es también la de otros miles de personas.


Guevara participó en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo), donde explicó el trasfondo del drama familiar que dio origen a “Mi padre y otros accidentes”, editado por Planeta, sobre el choque que supone para cualquier ser humano descubrir a los 34 años quién es su verdadero progenitor.


“Estamos en un país que calla, silencia y oculta las historias familiares, un país donde la regla es ‘la ropa sucia se lava en casa’. Este libro es una ruptura con todo eso, para mí era necesario escribirlo”, afirma.

Impactante
La autora califica como “impactante” desde el punto de vista personal el acontecimiento que da origen a la novela, un frío mensaje de texto en el que Alma, su madre, una mujer “sin contacto aparente con la realidad” que siempre estuvo movida por la ambición, decide revelarle el nombre de su padre y al mismo tiempo avisarle que le dio a ese hombre su número de teléfono y que recibirá una llamada suya.


“Eso ya implica un punto de ruptura en la vida, y le ocurrió a una periodista, a alguien que como yo vive a través de las palabras. Lo más lógico es que alguien que pertenece al universo de la palabra decida escribir una experiencia tan intensa como esta”, señaló Guevara, editora de Cultura y de las revistas del diario El País de Cali.

Liberación
Para fortuna suya, el encuentro con Fernando, su verdadero padre, resultó ser no solo menos traumático de lo que podría esperarse, sino una experiencia “liberadora” que puso fin a una angustia permanente en la que la figura paterna, por diversas razones, fue siempre un enigma.


“Es una historia que resultó ser no solo la mía, sino la de millones de personas”, afirmó.
Es en este punto en donde la autora inicia su defensa de la figura paterna que, según dice, para muchos “es amputable, extirpable, poco importante en la vida de los hijos”, a diferencia de la materna.


“Pero resulta que la figura del padre es supremamente importante para el equilibrio psíquico de las personas”, enfatiza.
A renglón seguido añade que “hay unos discursos dañinos sueltos en la sociedad que desempoderan al padre”, mientras que para la madre está reservada “la sacralidad”, algo que ella, mamá de dos hijos, cuestiona en su libro.

Historias de familias
Guevara considera que el mundo está lleno de “historias de familias disfuncionales o en desorden” o como en su caso, “con los roles alterados” a partir de una mentira para mantener ante los demás el buen nombre de la familia.


“A mí me obligaron a llamar padre a mi abuelo, madre a mi abuela, hermana a mi madre y sobrino a mi hermano... Entonces el libro era una forma de reescribir la vida, de ponerle orden a lo que otros hicieron en desorden, de poner palabras donde otros pusieron silencios, evasivas y misterios y también una forma de empoderarme de la historia”, afirma.


A la pregunta de cómo reacciona el público que lee su libro, que ya va por la tercera edición, Guevara cuenta que al comienzo sintió “terror de romper ese tabú”, pero ahora le emociona saber que su historia ha servido para que otras personas que tenían dudas sobre sus orígenes se hayan animado a hurgar en su pasado.


“Me ha tocado incluso aconsejar y convertirme en psicóloga de las personas que se me acercan” tratando de encontrar respuestas, como hombres que le han escrito para contarle que después de leer su novela se decidieron a buscar a un hijo al que nunca quisieron conocer o hijos a quienes el libro les dio fuerza para iniciar la búsqueda de su padre.

Una experiencia
Es el caso de una lectora que le escribió desde Nueva York para contarle que buscó a su padre y encontró que ya había muerto y le dijo: “Entonces imaginé que tu historia me ocurrió a mí, que tu padre es mi padre, que tu final es mi final... porque me imaginé que tú no eras tú sino que tú eras yo”.


El suyo es un caso con final feliz porque encontró “una figura muy redonda de héroe”, pero como si le faltaran ingredientes, el esposo de su madre, el hombre que en una época de su infancia le hicieron creer era su padre, desapareció misteriosamente en los años 80 en un viaje a España y nunca más se supo de él, otra historia que tiene para descubrir y contar.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

03:19