Date
Lunes, Junio 25 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 1587 veces.

Chambones, chambones….
Publicado 13/03/2018

Rodrigo Ocampo Ossa 

Por supuesto que todos los humanos se equivocan, pero cuando organizaciones especializadas del Estado lo hacen reiteradamente en perjuicio de los ciudadanos se trata de carbonería pura y simple y, a juzgar por los eventos recientes, estamos gobernados por chambones como lo prueban sumariamente tres casos.

 

El primero la Corte Suprema:   no contenta con el desprestigio que le ha causado el cartel de la toga dicta una sentencia de tutela para obligar a un periodista a revelar sus fuentes, error rampante corregido con un reverzaso. Acto seguido, en uno de los casos más emblemáticos para sancionar la corrupción judicial, dicta sentencia contra el ex fiscal Moreno, y se equivoca en la tasación de la pena pues aplicó una norma derogada. 

 

El segundo:  Para calmar a los ciudadanos hartos de que los delincuentes sean capturados y puestos en libertad la fiscalía y la policía inician una campaña con carteles donde se señala a los más buscados. Pronto se sabe que algunos de estos están muertos, otros encarcelados, uno que otro nunca ha sido detenido o sea que no es reincidente y no faltan los homónimos lo que obliga a recoger los carteles de los enemigos de la sociedad.

 

El tercero, uno local:  Un funcionario de la oficina de gestión de riesgo resuelve sin fundamento técnico que una gran parte de la ciudad está en peligro grave por el eventual colapso de un colector. Con fundamento en esa información se dicta  un decreto de emergencia que congela más de 20 proyectos de construcción con un enorme estropicio económico y temor social. Cuando se pregunta porque si existe tan tremendo peligro no se ordena la evacuación de los miles de habitantes del sector, la respuesta es que el riesgo no es tan inminente ni tan grave.

 

Entonces, ¿existe o no el peligro? Si no es tan grave no debió afectarse a los constructores, trabajadores y compradores, y si es de verdad serio, pues a evacuar. ¿O no? El punto es que la chambonada cuando causa perjuicios no solo se paga con desprestigio sino con castigo electoral y a veces, cuando la justicia funciona, con plata.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
4.8
5 votos
  Prom: 4.8
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

02:38