Date
Martes, Mayo 22 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 862 veces.

La izquierda y la democracia
Publicado 16/05/2018

James Cifuentes M.

En Europa una hay izquierda muy respetable, que ha llegado a gobernar por las vías democráticas y hasta hace coaliciones con la derecha de manera civilizada. En Colombia a todo lo que suene a izquierda se le desacredita vinculándolo con violencia y con armas. Los zurdos europeos son todos unos socialdemócratas pero los colombianos no pasan de guerrilleros.


La izquierda es la misma en cualquier parte del planeta, siempre que se le conciba no tanto como un estereotipo o una forma de vestirse, sino como un sentimiento, como una manifestación de inconformidad, como esa voz que no se calla y que propende por el relevo de los esquemas agotados o de los modelos que no funcionan; el cuestionamiento de todo lo que no está bien porque no conlleva al bienestar general ni a los objetivos de la de democracia.


Lo que muchos llaman “el establecimiento” subsiste precisamente porque su fortaleza proviene de la eternización y de la desesperanza que le hace pensar a la gente que es imposible el cambio; que una sola golondrina no hace verano, cuando hay millones de golondrinas surcando el mismo firmamento.


La izquierda es la capacidad de dar un giro, pegar un timonazo, ser capaces de mirar hacia otro lado cuando el progreso se estanca, cuando la justicia no brilla o las finalidades de un Estado no se están cumpliendo, en provecho de unos y en detrimento de otros.


Pensar como izquierda es atreverse a dar el paso, a tomar decisiones distintas, elegir a nuevos liderazgos, sin el auto chantaje de que “es mejor malo conocido que bueno por conocer”, dando por perdida la diligencia antes de hacerla, bajo la creencia de que todo esfuerzo será vano porque simplemente las cosas son como son.


Ser de izquierda es actuar en la medida de los sueños, es ir más allá de lo acostumbrado, es cambiar con ideas el curso de la historia; es pellizcarnos para sentir que estamos vivos y recordarnos que también contamos; que en la suma de los miedos está el fracaso mientras que en la suma de todas las voluntades descontaminadas y libres subyace la esperanza.


Llegó el momento para superar la concepción de la izquierda como una ideología belicosa procomunista, ligada a la rebelión y a las armas. Se puede ser izquierdista desde el corazón, sin jamás haber arrojado una piedra ni haber participado en alguna marcha; sin el discurso de la propiedad de la tierra y sin pensar que la derecha solo es cuestión de plata.


Se puede ser izquierdista sin leer a Engels o a Marx y sin escuchar la nueva trova cubana.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
2
1 votos
  Prom: 2
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

01:21