Date
Domingo, Noviembre 19 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 366 veces.

La memoria de los vencidos
Publicado 17/10/2017

Neverg Londoño Arias

Unos cuentan que el paraíso se ubicó en muchos lugares del planeta donde se desarrolló la vida y la cultura a su manera; y otros, que la tierra fue recorrida por pueblos nómadas que buscaban lugares cada vez más lejanos para el pastoreo y la recreación de la vida.


Colón fue el continuador de una serie de visitas que posiblemente pueblos Normandos, Vikingos y Polinesios hacían a estas tierras. Su importancia radica en su llegada a conquistar: invadir, saquear, matar, expropiar y tomar posesión en nombre de la corona española y la iglesia católica.
España encontró el continente americano y en cuarenta y cuatro años (1492-1536) logró el sometiendo, a sangre y fuego, de gran parte de las comunidades indígenas de América, en guerras desiguales donde murieron hasta los dioses.


Después vino la Colonia, la guerra pacífica contra la cultura anterior. De acuerdo con Eduardo Galeano, “En 1492 los nativos descubrieron… descubrieron que eran indios; descubrieron que vivían en América; descubrieron que estaban desnudos; descubrieron que existía el pecado. Descubrieron que debían obediencia a un rey y una reina de otro mundo…y a un Dios de otro cielo… y que ese Dios había inventado la culpa y el vestido; y que había mandado que fuera quemado vivo quien adorara el sol y a la luna, y a la tierra y a la lluvia que la moja…”


Quinientos veinticinco años después de este acontecimiento tratamos aún de dar respuestas a preguntas no resueltas para interpretar las razones por medios de las cuales terminamos en una sociedad de extremos, ocultando permanentemente la verdad, desconociendo al otro, marginándolo, aceptando un racismo solapado desde la dominación del blanco y el mestizo, frente al negro y el indígena maltratados, o frente al otro que ni vive ni piensa como nosotros.


El indígena marginado se ha comprometido en luchas por recuperar una tierra que perdió en la guerra contra el conquistador; deseo frustrado en un país de leyes, papeles, terratenientes y notarios. Hoy día vemos muchos de ellos recordando un pasado feliz que le contaron los de “antigua”, donde todo lo que alumbraba bajo el sol y refrescaba la luna, les pertenecía. Van trenzando chakiras, nostalgias y silencios frente a un destino aciago, se agrupan con su familia en un rincón de cualquier calle de Colombia, mendigando un espacio en la sociedad y un pedazo de pan para saciar su hambre y la de su pueblo.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
2.75
4 votos
  Prom: 2.8
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

10:40