Date
Lunes, Diciembre 18 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 631 veces.

Y de lo esencial… ¿qué?
Publicado 22/09/2017

*Pbro. Jhon Ferney Araque Osorio

“-Adiós- dijo el zorro, he aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos. Lo esencial es invisible para los ojos, repitió el Principito para acordarse, repitió el Principito para recordarlo”.
El anterior texto es del capítulo 21 de la obra “El Principito”, donde se encuentra explorando la tierra y se topa con un zorro, empiezan a conversar y entran en confianza.


El zorro pide al Principito que lo domestique y le explica que ser domesticado significa que él será único, que serán amigos, se necesitarán y que al momento de despedirse, se entristecerán y luego se echarán de menos.


Se trata pues de una reflexión sobre el verdadero valor de las cosas, su esencia, porque los ojos pueden engañarnos, no así el corazón.


En esta misma línea, está la Sagrada Escritura, la cual hace referencia a la elección de David, como rey de Israel: “Pero el Señor dijo a Samuel: no te fijes en su aspecto ni en su gran estatura, que yo lo he descartado. La mirada de Dios no es como la del hombre, el hombre ve las apariencias, pero el Señor ve el corazón”. (1 Sam 16,7)
En una sociedad que idealiza lo efímero y subordina lo trascendente a lo circunstancial y caduco, es imprescindible recuperar el sentido de lo esencial, volver como también lo explica la verdad bíblica “al amor primero”.


Cuanta nostalgia embarga el corazón por aquellas cosas simples, sencillas, que en otrora fueron el garante de una vida plena: jugar ponchao en las calles polvorientas de los barrios, sentarse a la mesa, tomar un café y hablar con Dios.


No es que mire con aflicción el pasado, con pesimismo el presente y con incertidumbre el futuro porque parafraseando al canta-autor español Julio Iglesias: “Me olvidé de vivir, de jugar con los sentimientos, viviendo de aplausos envueltos en sueños, ya no soy como ayer, ya no sé lo que siento…
Nunca es tarde para encontrarse con lo que de verdad plenifica la vida, dejemos resonar en nuestro corazón la experiencia viva de quien en el ocaso de su existencia descubrió el amor por excelencia: Dios.


“¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y tú estabas dentro de mí y yo afuera, y así por de fuera te buscaba, tú estabas conmigo, más yo no estaba contigo, me tocaste y deseo con ansia la paz que procede de Ti”. Agustín de Hipona.
*Coordinador Pastoral Universitaria de la Católica de Pereira

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

05:25