Date
Sábado, Enero 19 - 2019 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
PERSONAJE
Juan de Dios Guevara, el último polvorero

Wilmar Jaramillo Velásquez
 “Un amigo me hizo untar de químicos por primera vez hace 70 años, en el municipio de Alcalá (Valle) y de ahí no he parado de fabricar pólvora”, fueron los inicios de Juan de Dios Guevara, una institución en el departamento de Risaralda, si estamos hablando de polvoreros o pirotécnicos como también se conoce a quienes trabajan en este oficio.


Juan de Dios era un muchacho inquieto, que aún no sabía qué hacer con su vida, hasta que se encarriló con el trabajo que realizaría para siempre. Su proyecto de vida.
Hace poco sorprendió a su médico, cuando no solamente le contó que estaba haciendo los preparativos para la fiesta de su centenario, sino que lo invitó. El médico que conoce su fortaleza física no solamente le creyó, sino que le aceptó la invitación; pese a que aún faltan ocho años, es cuestión de querer vivir, de optimismo.


Sentado en su casa finca en inmediaciones de Pereira y Alcalá, dice con toda certeza: “Estoy haciendo los preparativos  para mis cien años, allá (señala un frondoso árbol) vamos a preparar un marrano de  un metro de alto, tengo muchos invitados y vamos a quemar juegos pirotécnicos a todo dar”.


La pirotecnia la trabajan basados en fórmulas que cada uno va inventando y perfeccionando, en el caso de Juan de Dios las escribe en viejos cuadernos que guarda como tesoros; la primera fórmula se la dio un amigo hace 70 años, pero él ha seguido investigando y mejorando sus productos.
No todo es color de rosa, en sus inicios un volador en experimento no arrancó como esperaba y le cayó en su propia casa donde trabajaba, justamente donde hacían papeletas que era el producto  insignia por la época, por fortuna no pasó a mayores.


Años después otro accidente en Dosquebradas  (Risaralda), sería de consecuencias fatales en afectación física de su familia y grandes pérdidas económicas, pero el viejo roble no se rinde.
También recuerda cómo en Alcalá 70 años atrás, había un cura aficionado a la quema de pólvora, llegando al extremo de colocar pirotecnia en su cabeza para prenderle fuego, incluso un día se vio en apuros cuando su sotana comenzó a arder junto con la pólvora. Era todo un espectáculo, dice entre risas y recuerdos idos.


“Una vez el cura nos encargó una culebra de borrachos, artículos pirotécnicos, hicimos una culebra por ahí de 50 borrachos, eso vuela verracamente, la prendió, y a penas se recogía esa sotana, mejor dicho, y eso eran esos borrachos que le volaban por toda parte, oiga. Hacíamos unas ruedas voladoras que se extendían con un palito y le gustaba colocar el palito encima de su cabeza y de ahí la despedía, era un verraco para quemar artículos pirotécnicos, el cura, de verdad que sí”.


Hoy se producen muchos artefactos, pero la distribución es muy distinta, ya no se venden en todas partes, en tiendas, todo está muy regulado, el transporte. Juan de Dios Guevara recuerda que en la Avenida del Río de Pereira se instalaban tradicionalmente los kioscos para  la venta de pólvora en Navidad y año nuevo, hasta que llegó la alcaldesa Martha Elena Bedoya y lo prohibió, porque le vendían a menores y la quemaban en el mismo sitio, poniendo en riesgo a todo el mundo.
Pero la misma alcaldesa compraba la pólvora para que expertos la quemaran en sitios estratégicos y el tradicional espectáculo no se acabara.


“Hoy hay mucho clandestino que no sabe ni qué es pólvora, se untan y creen que ya son los pirotécnicos más verracos”, advierte el veterano.


Juan de Dios Guevara se puede decir que un ícono en el mundo de la pirotécnica, ha ido con sus productos por media Colombia, en Risaralda las fiestas más importantes las comienza con una alborada de pirotecnia, los aniversarios de los pueblos, las fiestas patronales, de La Virgen, todos estos eventos son iluminados con el ingenio y la creatividad de un artista.


En cuanto a los nuevos productos afirma: “Tengo varios productos que los he lanzado al mercado, apenas hace dos años lancé uno muy bonito, un volador que se llama Lucero Japonés, desde que arranca usted lo larga se va en una luz, una cabellera blanca, hermosa hasta donde llega a botar la carga, a la gente le gusta; otro que lancé este año, un volcán de tres tiempos, arde a 3, 4 colores, muy durable y muy seguro también. Me interesa la seguridad de los artículos y de las personas”.
 “La materia prima llega en su mayoría de China, aunque también de Francia e Italia, se la compro en Bogotá a los importadores, además me fían lo que les pida”.


Sobre las fórmulas, “en una ocasión llegó  un tipo de La Tebaida y me mostró  varias fórmulas y no me gustó ninguna, finalmente me dijo que quería que yo le enseñara a fabricar una luz intermitente y yo con mucho gusto le dije que no”, cuenta Juan de Dios guardando el celo de su trabajo.


Juan de Dios no se queda quieto un minuto, siempre está en movimiento, ya sea trabajando, escuchando música, una de sus pasiones, viajando o simplemente contando historias, pues  su principal característica es su buen genio, su buen humor.


Este veterano de la pólvora afirma que esta no es costosa, por el enorme trabajo que lleva, por la alegría que le transmite a niños y adultos, que tiene un público asegurado, que lo cuida como un tesoro y mientras él sigue concentrado en su centenario, también se ingenia máquinas que no están en el mercado, para hacer más eficiente su trabajo.


Todo esto significa que desde que los chinos descubrieron la pólvora en el siglo IX de nuestra era, justamente con fines pirotécnicos, habrá espectáculo hasta la consumación de los siglos, sino pregúntele a Juan de Dios Guevara.

 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

04:22