Date
Lunes, Octubre 23 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
RISARALDA

Artículo leido 1675 veces.

Olga Lucía Zuluaga, hospitales al borde del coma
Publicado 11/01/2017

 La situación de los hospitales públicos del país es caótica, dado que buena parte de ellos están al borde de un coma ante las elevadas deudas que han acumulado las EPS. 

A la fecha se calcula que éstas superan los cinco billones de pesos, de los cuales cuatro billones corresponden al regimen subsidiado y un billón al contributivo. Y el problema es aún mayor para instituciones de mediana y alta complejidad que trabajan por facturación, pero las EPS apenas les reconocen el 50%.


Con la directora ejecutiva de la Asociación de Hospitales de Colombia, Olga Lucía Zuluaga, hicimos un repaso de que lo está ocurriendo con la salud y los hospitales públicos.


¿Qué tan grave es la situación de los hospitales públicos?


La situación no es nada halagadora, porque la iliquidez fue el común denominador de la mayoría de las instituciones. Con los cronogramas que hizo el Ministerio de Salud y Protección Social con relación a las megaliquidaciones de Caprecom y Saludcoop, se suponía que iban a entrar recursos para los hospitales en el último trimestre del 2016.

Por todas las dificultades que se dieron y por temas de corrupción que generaron cambio de los liquidadores, esos cronogramas se corrieron y ninguna de las dos liquidaciones generó recursos. En el caso de Caprecom, la deuda que tenía con la red pública era bastante importante porque tenía una contratación muy alta con los hospitales.


¿A cuánto asciende la deuda de Caprecom?


Es de cerca de un billón de pesos. Pero lo que también es casi común en estos casos, es que lo que los liquidadores reconocen no llega ni siquiera a un 50%. De hecho muchos de los hospitales ya recibieron un oficio del liquidador con reconocimientos mínimos.

Para poder hacer el recurso de reposición, hay que volver a hacer la facturación y son procesos engorrosos y con muy corto tiempo. Además se desconocen muchas realidades, por ejemplo, fue el mismo Ministro de Salud quien les dijo a los hospitales que siguieran prestando el servicio sin contrato, pero al no tener contrato en el momento de liquidación no hay reconocimiento de la deuda.


¿Ese tipo de manejos han empeorado el asunto?


Son una serie de problemas que lastimosamente se han agudizado por la manera como se han han manejado las cosas desde el Ministerio y de la Superintendencia de Salud.


¿Hoy cuánto suman las deudas de las EPS?


A nivel nacional está llegando a los cinco billones de pesos, una cifra astronómica, con el agravamente que las cuentas nunca coindicen.

La excusa de la Superintencia de Salud es que cuando se sienta en la mesa las cuentas no cuadran y no van a cuadrar porque existen errores de ambas partes, pero lo que sí se ha visto es que mientras los prestadores tienen la cartera con lo radicado en el último mes, las EPS no lo hacen. Esperamos que con la última norma expedida sobre una aclaración obligatoria de cuentas, por fin tengamos cuentas claras en el sector.


¿En este sentido pareciera que el gobierno favorece a las EPS?


Es un tema que no vemos con buenos ojos. En el 2014, cuando salió el decreto 2702 que les daba a las EPS siete años para organizarse, de entrada dijimos que les estaban dando siete años para que nos pagaran. El Ministerio dijo que no y que era una protección para los prestadores.


Pero resulta que lo primero que hicieron las EPS fue salir a proponer acuerdos de pago a cinco y siete años. Y ahí el órgano de control en lugar de apretar a las EPS, lo que hizo fue decirle a los hospitales: aprovechen que no hay otra opción y el Ministeiro decía: aprovechen que las EPS están quebradas. Pero la solución no es ampliar plazos a las EPS a costillas de los prestadores de servicios ni de los usuarios.


¿Como se explica que la Superintendencia amenace a los hospitales para que no cierren servicios pero no actúa igual con las EPS que no les pagan?


A raíz de la circular 013, tuvimos una reunión con el Superintendente de Salud en donde le expresamos nuestra molestia porque eso era como decirles a las EPS que no se preocuparan porque a los usuarios los tienen que atender.


Y sin embargo a los hospitales solo nos miden por el recaudo, lo que es totalmente paradójico. Estamos en un mundo donde las normas no se cumplen y el vivo, el que no paga, es el rey y no pasa nada.


¿Esa extraña circular sigue vigente?


Cuando hicimos la reunion, se afirmó que la circular estaba mal inerpretada y que lo que no se podía suspender era la atención a pacientes que estaban en tratamiento como cáncer, VIH, lo que es lógico porque sería condenarlos a la muerte. Pero en la circular había muchas otras cosas y quedaron de expedir una revocatoria o modificaicon de ésta y hasta ahora no se ha hecho.


Por ello los hospitales decimos que tenemos un Ministerio y una Superintendencia de Salud que, lastimosamente están cargados hacias las EPS, hay un proteccionismo con tal de salvar este sistema de aseguramiento, pero lo que se necesita es una reingeniería y un cambio estructural que se ha pedido de tiempo atras.


¿En todo ésto que tanto pesa la corrupción?


No solo en el sector salud sino en general en el país, la corrupción es una vena rota que nos está matando. Si definitivamente este tema se lograra abordar no se necesitaría una reforma tributaria porque los recursos que se están perdiendo por problemas de corrrupción son muchos. Por ejemplo, podemos mirar los escándalos con los pacientes mentales en Córdoba, con los psiquiátricos, con los hemofílicos.


En cada uno de los procesos del regimen subsidiado, a lo largo de todo el sistema, ha pasado de todo. Antes, cuando esos recursos eran manejados por los Alcaldes, se desviaban por ingerencia de paramilitares y grupos al margen de la ley y nunca llegaban a los prestadores.


¿Cuál es la salida entonces?


Hay varias propuestas que hemos prsentado, pero no hemos sido escuchados. Lo primero es que este no es un país heterogéno y la formula no puede ser igual. El modelo de salud no debe ser homogéneo. Hay que implementar un modelo de atención en salud, que se base en dejar de pensar en el paciente enfermo para buscar cómo evitar que se enferme, de acuerdo con todos los riesgos de su familia y su comunidad.


¿Y en cuanto a los hospitales?


A los hospitales no se les puede seguir midiendo por la parte financiera y de recaudos, porque los gerentes deben estar pensando en la comunidad y no pendientes de los contratos, las glosas y los pagos. Entonces se debe eliminar el tema del mercado en donde hospitales pequeños están a merced de lo que les quieran pagar las EPS.


Si se elimina eso y se definen recursos para que instituciones de baja complejidad tengan una planta y medios para funcionar, se les debe medir por el impacto en la salud en sus comunidades. Esos deben ser los resultados que se deben mirar.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

10:32